Fauna de Gran Canaria

Fauna de Gran Canaria
06/11/2020

La fauna terrestre en la Isla se caracteriza por la ausencia de grandes vertebrados y de especies dañinas.

La fauna terrestre en la Isla se caracteriza por la ausencia de grandes vertebrados y de especies dañinas. Uno de los atractivos de la isla es su fauna endémica, por lo cual hallarás especies exclusivas de la región de la Macaronesia que difícilmente podrás localizarlas en otras partes del mundo

Las aves y reptiles son las especies más numerosas de la fauna terrestre de Gran Canaria. Entre los vertebrados figuran el lagarto canarión - endémico de esta IsIa y cuya abundancia es abrumadora -, la lisa azulada, el perenquén de Boettger y la musaraña de Osorio.

Del grupo de los mamíferos, se pueden destacar los erizos, que a veces se dejan ver por las noches deambulando con parsimonia y una especie de musarañas exclusiva de las medianías (Crocidura osorio). Más comunes son los conejos.

Entre los insectos endémicos abundan los escarabajos, tijeretas, pseudoescorpiones, saltamontes, abejas y mariposas diurnas y nocturnas.

Aves

Son los vertebrados que tienen mayor representación en la Isla. Existe un gran número de especies que nidifican y otras que están de paso en sus migraciones.

Concretamente 48 especies engloban la avifauna nidificante en esta Isla, con endemismos como el picapinos, el petirrojo y el pinzón azul, localizado este último en el pinar de Pilancones - Inagua.

El pájaro canario merece una mención aparte por su implantación simbólica que lo relaciona tanto con Canarias como con Gran Canaria, en particular. El interés de esta ave, de grandes facultades cantoras, ha sido su cría a través de cruces con otras especies, lo que ha dado lugar a una gran variedad. La Isla es, además, lugar de paso de aves migratorias.

De la avifauna constituida por especies marinas y nidificantes destaca la pardela cenicienta.

Reptiles

Podemos encontrar tres clases de reptiles diferentes: lagartos, perenquenes (salamandras) y lisas.

Dentro de los lagartos destaca el lagarto canarión (Galliota stehlini), endemismo macaronésico cuya población principal está en Gran Canaria. Es el más grande de las Islas pudiendo llegar a alcanzar los 80 cm de longitud. Es muy abundante y, pese a su aspecto, es completamente inofensivo. Se extiende por toda la Isla, desde zonas costeras hasta la cumbre, a excepción de los pinares. Se alimenta de productos vegetales, aunque los ejemplares jóvenes son insectívoros.

Existe otra especie en la Isla de menor tamaño, el lagarto atlántico (Galliota atlantica delibesi). Aunque es endémico de Lanzarote y Fuerteventura, posee una pequeña población en la costa oriental de Gran Canaria, concretamente en Arinaga. Se cree que ha sido introducido.

La fauna marina

Es muy variada y rica en especies, debido a su diversidad ambiental y situación geográfica. Una de las particularidades del poblamiento marino de las aguas grancanarias es la coexistencia de especies como los pelágicos y tortugas (entre las que destaca la especie careta – careta) que conviven con rayas, mantas, chuchos y angelotes, peces espada, túnidos de gran envergadura; o las especies de litoral, como sargos, viejas, salemas, galanas, palometas, meros, cabrillas, gallos o abadejos. En la colonia de mamíferos, que también se encuentran en aguas de Gran Canaria, figuran los delfines, las toninas y las ballenas.

Fauna endémica

Se utiliza esta designación para hacer referencia a las especies propias de un reducido ámbito geográfico y que no se encuentran de modo natural en otras partes del planeta.

Por poner un ejemplo, puede haber un diablo de Tasmania en Badajoz, pero es endémico de la isla australiana que le da nombre.