Inicio Blog Gran Canaria, una isla para visitar
Gran Canaria, una isla para visitar

Gran Canaria, una isla para visitar

Gran Canaria, una isla para visitar
dionidlb | 30/03/2021

Gran Canaria es una isla redonda donde es muy difícil encontrar un punto del territorio desde el que no se pueda ver el mar, y con un sistema de carreteras que permite dirigirse hacia cualquier zona de la Isla en poco tiempo, a la vez que cambiar la ruta prevista, sin tener que volver a atravesar zonas ya visitadas. El visitante debe saber que cualquier itinerario previamente fijado puede modificarse. La configuración de la Isla y la red de carreteras interiores permiten no perder tiempo o volver sobre lo ya andado tras un cambio de planes.

Otro de los detalles a tener en cuenta en la visita a Gran Canaria es que su clima, siempre cálido, varía en pocos kilómetros. Así, si usted desea ir a la playa, pero en la zona en la que se encuentra el día no está para tumbarse al sol, puede estar seguro de que en pocos minutos, y menos kilómetros, podrá encontrar donde disfrutar del sol.

El caso opuesto también se da. Si prefiere una temperatura más gélida, sólo tiene que abandonar su lugar de estancia y acercarse hasta la cumbre o preguntar por la situación meteorológica en otras comarcas de la Isla.

La máxima distancia a recorrer entre el punto donde se encuentre el visitante y el opuesto no sobrepasará nunca los ochenta kilómetros y Gran Canaria se puede recorrer de Sur a Norte, de Este a Oeste o cualquiera que sea las combinaciones de puntos cardinales que elija, en poco tiempo. Si por el contrario, una vez diseñada la ruta, usted prefiere dejarla a medias y volver otro día hasta el punto final del recorrido, podrá hacerlo sin necesidad de volver sobre lo ya andado.

Con estas premisas y, sabiendo que las carreteras están en muy buenas condiciones para cualquier tipo de vehículos y preferencias del conductor, el visitante que llega a Gran Canaria debe saber que a lo largo de cualquier recorrido que desee realizar, dispondrá de todo lo necesario para un perfecto día de excursión. Podrá elegir entre un restaurante típico o un bar para un simple tentempié o, si lo prefiere, disfrutar de vistas naturales en un merendero a pocos metros de la carretera.